Situaciones como el uso excesivo del detergente o la decoloración en las prendas pueden originar fallas en nuestra lavadora, las cuales en algunos casos se pueden volver irreparables.

Los equipos más modernos hoy en día cuentan con un sistema de lavado de tambor muy útil para mantener todo en orden; sin embargo, el poder del mantenimiento preventivo va más allá de solo “tener orden”.

En este artículo te presentaremos algunos indicadores que te servirán para detectar que tu lavadora requiere de mantenimiento preventivo por parte de un especialista:

  • Si tu ropa muestra coloraciones oscuras o azuladas, probablemente se sobrelleno el compartimiento de detergente o el compartimiento de suavizantes lo cual afecta tus prendas y el sistema de la lavadora por acumulación de residuos.
  • Olvidos constantes en bolsillos como pilas, plumones, paños, objetos oxidados o papel.
  • Muestra de Pelusas en las prendas

Si experimentas algún escenario similar, el proceso automático de lavado de tambor es la opción que requieres para aplicar un mantenimiento preventivo a tu producto antes de mandarla a un servicio completo.